Av. Cantabria 50, Bajo 39012 Santander - Cantabria

La profesión de Técnico de Prevención de Riesgos Laborales

16 de Septiembre de 2015

Los Técnicos de Prevención de Riesgos Laborales desempeñan una profesión relativamente reciente en la historia laboral de nuestro país. En la década de los 90 cuando se desarrollaban en España una normativa específica reguladora de esta materia, la Ley 31/1995, posteriormente actualizada por la Ley 54/2003, que tiene sus orígenes en la normativa europea existente relacionada con la seguridad y salud de los trabajadores, al CE en su artículo 40.2, convenios de la O.I.T. y la directiva marco 89/391/CEE.  

Los profesionales de este sector, son personas que han sido ampliamente formadas, titulados universitarios, con una especialidad en postgrado en la materia, y una dilatada experiencia en el sector. Además debido a la constante actualización de la normativa, los técnicos deben reciclar constantemente su formación, para poder atender con buen criterio a cada uno de los sectores (servicios, construcción, industria, agrícola...).

Por otro lado, y no por ello menos importante, tenemos el aspecto humano. Un técnico de prevención de riesgos laborales debe saber dar un buen trato a su cliente, adaptarse a las circunstancias y horarios de cada empresa, ser flexible, eficaz y rápido en tus gestiones, gestiones que a veces requieren de gran premura. Además tiene que saber transmitir la importancia del cumplimiento de la prevención de riesgos laborales, y sobre todo, debe dar un trato humano y cercano, que inspire confianza a sus clientes.  

Con todo esto, nuestro objetivo ha sido dar a conocer la importancia de esta profesión, el completo trabajo que estos profesionales desarrollan, y que reflexionemos que la prevención de riesgos laborales no es solamente un "impuesto" más que deben asumir las empresas, sino una herramienta regulada mediante la cual se persigue disminuir la siniestralidad laboral, proteger la seguridad y salud de los trabajadores y con ello, evitar los costes derivados de sanciones, bajas laborales, y perdidas humanas y materiales. Al ser una profesión relativamente nueva, y de obligado cumplimiento por todas las empresas, no siempre es aceptado de buen grado por los empresarios, y esto se agrava en la situación actual de crisis que estamos viviendo en nuestro país.